Trump no detendrá sus abusos de poder - El Mostrador

Mercados

OPINIÓN

Trump no detendrá sus abusos de poder

Trump no detendrá sus abusos de poder

por Michael R. Bloomberg

9 de octubre de 2019

Trump no detendrá sus abusos de poder

El juicio político nunca es algo para celebrar. Se corre el riesgo de dañar gravemente la confianza pública en el gobierno y empeorar la política ya polarizada de Estados Unidos. Una elección que expulse a Trump de su cargo sería la reprimenda más sólida y duradera a esta presidencia

Compartir esta Noticia

Uno podría ser perdonado por pensar que el presidente Donald Trump quiere ser destituido.

El jueves, en vivo para la televisión frente a la Casa Blanca, Trump reiteró su llamado a Ucrania para investigar al exvicepresidente Joe Biden, su principal rival en las elecciones de 2020. Luego invitó a China a hacer lo mismo: "porque lo que sucedió en China fue casi tan malo como lo que sucedió con Ucrania".

Trump nunca ha especificado lo que cree que hizo Biden. Sin embargo, se ha comprometido en un esfuerzo mundial para lograr que otros lo descubran. Vale la pena repetir que la ley federal prohíbe solicitar cualquier cosa de valor a los extranjeros para ayudar en una campaña electoral. Pero lo más importante es que Trump está dejando en claro que tiene la intención de seguir abusando de su poder para promover sus intereses personales. El Congreso no puede y no debe aceptar eso.

La transcripción en bruto de la llamada telefónica que revelaba que Trump había convencido al presidente de Ucrania para sacarle trapos sucios a Biden, posiblemente a cambio de la ayuda militar que Trump había retenido, era inquietante. Pero la información que ha surgido desde entonces, tanto del denunciante como de aquellos directamente involucrados en la situación, es mucho peor.

Ahora está claro que la llamada telefónica era parte de una campaña más amplia. Trump también envió a su abogado personal para hablar sobre Biden con los ucranianos, eliminó a un diplomático de carrera que planteó dudas sobre el plan, luego alistó a dos enviados del Departamento de Estado para presionar al presidente de Ucrania a comprometerse a investigar a Biden a cambio de una audiencia con Trump, y tal vez, de nuevo, para solicitar ayuda militar.

Un intercambio de mensajes de texto entre Gordon Sondland, un embajador encargado de llevar a cabo el plan de Trump, y Bill Taylor, un diplomático de la embajada de Estados Unidos en Ucrania que expresó su preocupación al respecto, deja la dinámica bastante clara:

[9/1/19, 12:08:57 PM] Bill Taylor: ¿Estamos diciendo que la ayuda
de seguridad y la reunión en la Casa Blanca están condicionadas a las investigaciones?

[1/9/19, 12:42:29 PM] Gordon Sondland: Llámeme.

Trump apenas se molestó en establecer una explicación que demuestre su inocencia en estos actos. Dados los hechos, es difícil imaginar una. Si pensara que la conducta de Biden constituía un delito, podría haber permitido que su Departamento de Justicia lo manejara. Si descubriera un interés previamente inexpresado en la lucha contra la corrupción en el extranjero, podría haberle ordenado al Departamento de Estado que lo priorizara.

Sería justo preguntar si Hunter, el hijo de Biden, se benefició indebidamente por la posición de su padre en sus negocios, como algunos han afirmado. Pero bajo ninguna circunstancia sería apropiado que el presidente envíe a su abogado en una misión independiente para pedir a otros gobiernos que investiguen a cambio de favores personales.

Incluso los aliados incondicionales de Trump están luchando con esto, ya que se han visto reducidos a discutir con la semántica o reflexionar sobre conspiraciones burocráticas para enmarcar al presidente.

El juicio político nunca es algo para celebrar. Se corre el riesgo de dañar gravemente la confianza pública en el gobierno y empeorar la política ya polarizada de Estados Unidos. Una elección que expulse a Trump de su cargo sería la reprimenda más sólida y duradera a esta presidencia.

Sin embargo, el Congreso no puede esperar mientras un presidente viola su juramento, abusa de su poder para beneficio personal y solicita interferencia extranjera en las elecciones estadounidenses. Incluso en una administración donde el estándar ético reinante "no es técnicamente ilegal", se destaca esta flagrante mala conducta.

Más republicanos deberían seguir el ejemplo del senador Mitt Romney y afirmar rotundamente que este tipo de conducta es "errónea y deplorable" y que, además, es intolerable.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Noticias Relacionadas

Multimedia