La crisis fronteriza acaba si Centroamérica prospera - El Mostrador

Mercados

OPINIÓN

La crisis fronteriza acaba si Centroamérica prospera

La crisis fronteriza acaba si Centroamérica prospera

por Noah Smith

21 de junio de 2019

La crisis fronteriza acaba si Centroamérica prospera

En el corto plazo, las soluciones a la crisis implican principalmente entregar más recursos al sistema. Las condiciones de detención pueden y deben ser mucho más limpias, más seguras y más cómodas. La capacidad del sistema de asilo debe aumentar y racionalizarse, de modo que las solicitudes se procesen en meses en lugar de años.

Compartir esta Noticia

Definitivamente hay una crisis en la frontera sur de Estados Unidos. En todos los meses del año fiscal en curso, las detenciones han sido mucho más altas que en 2014, un año en que también se declaró una crisis fronteriza:

The Deluge at the Border

Los temores siguen siendo más bajos que en 2000, pero a esta velocidad, la ola actual podría establecer un récord. El aumento podría deberse a los esfuerzos de cumplimiento de la ley o las diferentes normas de notificación de la Patrulla de Aduanas y Fronteras de EE.UU., o al mayor porcentaje de cruces fronterizos que se entregan a las autoridades. Pero gran parte del aumento se debe a una ola de solicitantes de asilo, principalmente familias con niños de Honduras, Guatemala y El Salvador, o el llamado Triángulo Norte, como también se le conoce.

El aumento ha abrumado a la Patrulla Fronteriza. Algunos progresistas insisten en que todos los solicitantes de asilo deben ser liberados en EE.UU. para esperar el procesamiento de sus solicitudes, pero debido a que solo del 60% al 75% de los solicitantes de asilo se presentan a sus audiencias judiciales, la Patrulla Fronteriza se resiste a simplemente dejarlos ir. Pero las condiciones bajo las cuales la agencia ha estado albergando a solicitantes de asilo son a menudo estrechas e insalubres, y han generado una condena generalizada.

En el corto plazo, las soluciones a la crisis implican principalmente entregar más recursos al sistema. Las condiciones de detención pueden y deben ser mucho más limpias, más seguras y más cómodas. La capacidad del sistema de asilo debe aumentar y racionalizarse, de modo que las solicitudes se procesen en meses en lugar de años. Y el gobierno puede rastrear a los solicitantes de asilo para asegurarse de que se presenten ante el tribunal después de ser liberados. Entretanto, EE.UU. puede cooperar con México para reducir el flujo de centroamericanos que se dirigen al norte, aunque esta cooperación probablemente requiera que el presidente Donald Trump abandone su enfoque agresivo y de acoso.

A largo plazo, la clave es cambiar las condiciones que llevan a tantos centroamericanos a abandonar sus países y hacer el largo viaje hacia el norte.

Hay un precedente importante para esta solución: México. Durante la década de 1990 y principios de la década de 2000, un gran número de mexicanos cruzaron la frontera ilegalmente en busca de trabajo. Pero desde 2007, el flujo de inmigrantes no autorizados se ha invertido:

Net Negative for a Decade

Más de 100% de esa disminución se debe a México. Los mexicanos indocumentados están regresando al sur en números tan grandes que el aumento de las entrada de Centroamérica apenas ha logrado hacer mella en la salida neta:

What About Those Caravans Headed South?

Aunque las fuentes no están de acuerdo con el número total de inmigrantes mexicanos no autorizados que viven en EE.UU., todos están de acuerdo en que la disminución ha sido sustancial. De hecho, aun cuando el número de centroamericanos detenidos por la Patrulla Fronteriza ha aumentado, el número de mexicanos ha disminuido en más de 90%:

Staying at Home

¿Por qué los mexicanos dejaron de venir en grandes cantidades? La respuesta no es una reducción de la violencia. Desde 2006, la guerra contra las drogas en México ha cobrado decenas de miles de vidas cada año. En cambio, es probable que se deba a la economía. Su PIB per cápita a una paridad de poder adquisitivo de US$20.602 en 2018 hace que México ahora sea un país cómodamente de clase media alta, con niveles de vida que se aproximan a los niveles del este de Europa. Con una industria manufacturera robusta, que incluye productos de alto valor como automóviles y aviones, la economía de México se encuentra en una posición estable a largo plazo. Para muchos mexicanos, por lo tanto, simplemente no vale la pena hacer el peligroso viaje a EE.UU. solo para realizar trabajos manuales de bajos salarios.

La misma solución puede funcionar para Honduras, Guatemala y El Salvador. Estos países tienen niveles muy altos de violencia de pandillas, pero también México. La diferencia clave es que los países centroamericanos, a diferencia de México, siguen siendo muy pobres:

Waiting to Prosper

Guatemala y El Salvador están justo en el punto en que la presión migratoria tiende a alcanzar su punto máximo; en otras palabras, a medida que estos países se hacen más ricos, menos personas querrán irse. Esto significa que impulsar las economías de estos países debería reducir los flujos de migrantes (Honduras es un poco más complicado, ya que aún es más pobre que el nivel máximo de migración, por lo que probablemente tomará más tiempo antes de que la prosperidad ayude a reducir el flujo de salida).

Para impulsar las economías de los países del Triángulo Norte, la clave es la inversión y el comercio. EE.UU. deben otorgar de inmediato créditos fiscales importantes a cualquier empresa de EE.UU. que invierta en Guatemala, El Salvador u Honduras. También debe eliminar los aranceles sobre los productos de estos países. Además, EE.UU. deben trabajar con los gobiernos de los países del Triángulo Norte para mejorar la infraestructura y la educación, y establecer cadenas de suministro desde esos países hasta EE.UU.

Esta política —que es exactamente contraria a lo que ha hecho el gobierno de Trump— sería beneficiosa para todos los involucrados. Detendría el flujo de familias desesperadas que se acumulan en la frontera de EE.UU. y mejoraría las vidas de los ciudadanos de algunos de los países más pobres del hemisferio. ¿Qué se necesita para arreglar la crisis fronteriza? Arreglar a Centroamérica.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir esta Noticia

Noticias Relacionadas

Multimedia