Mercados

MERCADOS

Fiscal Morales revela el mecanismo para lavar dinero usado por Fuente-Alba que incluye a Ditec, la automotora ligada a asesor clave de Interior, Cristóbal Lira

por Natalia Saavedra Morales

21 junio, 2019

Fiscal Morales revela el mecanismo para lavar dinero usado por Fuente-Alba que incluye a Ditec, la automotora ligada a asesor clave de Interior, Cristóbal Lira

Tras varias horas de formalización, en las que el Fiscal de Alta Complejidad detalló las maniobras utilizadas por el excomandante en Jefe del Ejército para lavar activos y aumentar considerablemente su patrimonio y el de su esposa, la compra y venta de vehículos de alta gama se reveló como un patrón para triangular dineros a sus cuentas y así concretar su lavado. Entre las empresas mencionadas por Morales, figura la comercializadora Ditec, cuya propiedad es compartida por el empresario automotriz Sebastián de Cárcer y el actual asesor del Ministerio del Interior, Cristóbal Lira. Declaraciones reservadas que fueron obtenidas durante la indagatoria, apuntan a que Lira habría participado de los directorios y decisiones de Ditec cuando Fuente-Alba realizó las señaladas maniobras. En esos momentos uno era comandante en Jefe del Ejército y el otro subsecretario de Prevención del Delito, durante la primera administración del Presidente Sebastián Piñera.

Compartir esta Noticia

La cartilla es larga. Lujos, cuentas, viajes, hoteles y autos. Esto último ya es sabido que era de particular gusto del procesado excomandante en Jefe del Ejército, Juan Miguel Fuente-Alba, quien fue formalizado ayer por lavado de activos por el fiscal de Alta Complejidad de la Fiscalía Centro Norte, José Morales.

En la ocasión, el persecutor detalló una serie de operaciones financieras que implicaron aumentar de forma considerable, y a su juicio inconsistente, el patrimonio, no solo de Fuente-Alba sino también de su esposa, Ana María Pinochet Ribeck, utilizando además a sus hijos para el traspaso de una serie de bienes, entre ellos, fondos de cuentas corrientes, compraventa de bienes raíces y la adquisición de vehículos de lujo.

En el esquema de lavado de dinero descrito por el Fiscal, la adquisición de vehículos de alta gama –a través de todo tipo de estrategias –constituye un elemento crucial en la investigación criminal, toda vez que involucra a actores relevantes del mercado automotriz chileno, dando cuenta de un patrón de negocios incompatible entre el mundo público, representado por el entonces comandante en Jefe del Ejército, y el sector privado, del rubro automotriz.

Dentro de estas empresas –que están bajo la lupa del Fiscal de Alta Complejidad, debido a que su infraestructura comercial y logística formó parte del mecanismo utilizado por el exjefe castrense para lavar dinero– figuran las concesionarias de autos de lujo Klassik Car y la Comercializadora Ditec, como fue adelantado en una serie de artículos de El Mostrador.

·         Millonarias ventas y comisiones sin justificación vinculan a Fuente-Alba y Cartoni con empresa de Sebastián de Cárcer y Cristóbal Lira

·         Sebastián de Cárcer: el líder del grupo Ditec que puede quedar en la mira de la Fiscalía

·         PDI incauta en Ditec cheque a nombre de general (r) Fuente-Alba en el marco de investigación por lavado de dinero

·         PDI allana empresa de Cristóbal Lira y de Sebastián de Cárcer, en la arista Ditec, por lavado de dinero contra Fuente-Alba

·         Silber pide salida de Cristóbal Lira, asesor de Chadwick y uno de los dueños de Ditec: “El Gobierno no puede seguir mirando al techo”

Si bien se pensaba que el exsubsecretario Lira se había mantenido alejado de la empresa mientras fue funcionario de Gobierno, lo cierto es que recientes declaraciones presentadas ante el fiscal Morales, apuntarían en sentido contrario. Según estos testimonios, Lira, mientras ejercía el cargo subsecretario de Prevención del Delito, habría participado en las reuniones de directorios y en las decisiones de la compañía en la época, y habría tenido cabal conocimiento de la cercana relación y negocios de Ditec con el procesado y ahora formalizado excomandante en Jefe.

Ditec, ligada a la propiedad del empresario automotriz Sebastián de Cárcer y a Cristóbal Lira, actual asesor remunerado del Ministerio del Interior y exsubsecretario de Prevención del Delito en la primera administración del Presidente Piñera, fue mencionada por Morales como parte de las empresas con las que Fuente-Alba realizó maniobras a modo de "favores" para comprar y luego devolver autos al mismo o mayor precio al que fueron adquiridos, y así triangular dineros a sus múltiples cuentas.

El relato indica que el 24 de diciembre de 2010, Fuente-Alba compró a Comercializadora Ditec un Porsche, modelo Cayenne. El vehículo fue pagado con la tarjeta de crédito del Banco de Chile en 24 cuotas de $ 1.083.334 y la suma de $ 5.000.000, también en 24 cuotas, en una tarjeta de crédito no identificada.

Al poco tiempo, el formalizado excomandante en Jefe hizo una nueva jugada y se arrepintió de la compra, por lo que el 2 de febrero de 2011 Ditec pagó a Fuente-Alba 18.000 dólares y $ 31.000.000 por supuesta inconformidad con el automóvil anteriormente vendido. Este dinero fue pagado con cheque y depositado en su cuenta corriente del Banco de Chile, el 3 de febrero del 2011.

"Posteriormente, el imputado invirtió en fondos mutuos la suma de $25 millones de pesos. La devolución de dinero, en particular los $31 millones antes pagado, en parte a través de tarjeta de crédito ($26.000.000 más 5 millones), da cuenta de una maniobra de lavado de activos del imputado, dejando en su cuenta un disponible de $31 millones. Lo anterior, por cuanto posteriormente Fuente-Alba paga esas cuotas con dinero en efectivo proveniente de gastos reservados del Ejército de Chile, hechos respecto de los cuales se encuentra sometido a proceso y confirmado por la Corte Marcial", dijo en la audiencia el fiscal en relación con la investigación paralela que instruye en contra de Fuente-Alba la ministra de la Corte Marcial Romy Rutherford.

Morales detalló que el dinero recibido por el general (r) de parte de Ditec "le permitió depositar el efectivo en un fondo mutuo, disimulando el origen ilícito de los bienes, en la apariencia de una transacción con una empresa automotora y desvinculando ese monto de dinero de los dineros ilícitos con que posteriormente paga las cuotas de sus tarjetas de crédito". La devolución de los 18.000 dólares –sostuvo– correspondía a depósitos realizados a Ditec por el propio Fuente-Alba.

La relación con Ditec, de acuerdo a lo publicado por el Mostrador, sería mas profunda, involucrando la compra de vehículos para el Ejército, sumando a la trama a controvertidos personajes como el comerciante de armas Virgilio Cartoni.

Según narró en su oportunidad este medio, Cartoni habría recibido una comisión por la venta de más de 100 vehículos de Land Rover de Ditec al Ejército, sellada en un reservada reunión entre Fuente-Alba y de Cárcer en París, Francia.

Pese a que la empresa ha negado cualquier irregularidad en el vínculo con Fuente-Alba –situación que en la audiencia pública fue descartada por el fiscal, tras exhibir los detalles de la maniobra por la que Fuente-Alba logró que Ditec le devolviera el dinero de la compra en condiciones que no se le aceptarían a ningún cliente–, altos ejecutivos de la firma Ditec ya han declarado durante estas últimas semanas en la Fiscalía en el marco de la investigación por lavado de dineros.

En efecto, unas semanas antes de la formalización, la PDI –por instrucciones del fiscal y con autorización judicial– allanó las oficinas de la empresa, recopilando antecedentes contables y computadores con información de la misma.

Las declaraciones ante la Fiscalía ponen el foco en un tema en particular sensible para el Gobierno: el rol de Cristóbal Lira, como socio de Ditec, cuando ejercía el cargo de subsecretario de Prevención del Delito y Fuente-Alba era comandante en Jefe del Ejército, y este realizaba –de acuerdo al fiscal– distintas maniobras para lavar dineros a través de la participación de la compañía de Lira.

Si bien se pensaba que el señalado exsubsecretario Lira se había mantenido alejado de la empresa mientras fue funcionario de Gobierno, lo cierto es que recientes declaraciones presentadas ante el fiscal Morales, apuntarían en sentido contrario. Según estos testimonios, Lira, mientras ejercía el cargo subsecretario de Prevención del Delito, habría participado en las reuniones de directorios y en las decisiones de la compañía en la época, y habría tenido cabal conocimiento de la cercana relación y negocios de Ditec con el procesado y ahora formalizado excomandante en Jefe.

Al interior del Gobierno, según lo dio a conocer El Mostrador, la intención siempre ha sido blindar a Lira, más aún cuando sonó como eventual reemplazo de Rodrigo Ubilla en la Subsecretaría del Interior y Seguridad Pública.

Klassik Car

En relación con las operaciones con esta concesionaria, ligada a los empresarios Gonzalo Martino y Jesús Diez, Morales señaló que se detectó la compra de un Audi, modelo RS6 5.0, año 2011, en la suma de $60.000.000, con fondos supuestamente provenientes del lavado de dineros.

"Ocho meses después de la adquisición, con fecha 07 de marzo de 2012, se hace devolución del dinero al imputado por parte de la automotora Klassik Car, cuya explicación jurídica es la resciliación del contrato de compraventa entre el imputado y la automotora. El dinero fue devuelto mediante cheque depositado en la cuenta corriente perteneciente al matrimonio del imputado por un total de $37.232.550", se detalló ayer durante la formalización.

Una de las operaciones que el fiscal detalló fue la realizada el 21 de septiembre de 2012, cuando el imputado realizó un pago (mediante cheque) por $45.581.000 a Klassik Car S.A., por la adquisición de un Audi A8. Siete meses después de la adquisición recién inscribió el auto a su nombre "para luego, con fecha 19 de abril de 2013, vender dicho automóvil a Maco Industrial por $41.581.600, monto similar al que fue adquirido).

El 25 de marzo de marzo de 2013, Fuentre-Alba compró un Audi, modelo S6, a la automotora Klassik Car, en la suma de US$ 86.245, que pagó mediante un cheque con fondos de una de sus cuentas del Banco de Chile en dólares. Tras solo cinco meses, vendió ese mismo auto a la misma automotora (Klassik Car) por $42 millones.

Compartir esta Noticia

Noticias Relacionadas

Multimedia