Mercados

Advierte reportaje de Bloomberg

A Chile, el país más rico de América Latina, se le viene una crisis de desempleo

por El Mostrador Mercados/ Bloomberg

5 mayo, 2016

A Chile, el país más rico de América Latina, se le viene una crisis de desempleo

El aumento del desempleo es una mala noticia para un gobierno que el año pasado aumentó el gasto, contrató a más trabajadores e incrementó la inversión en infraestructura 12% para aliviar el impacto de un crecimiento económico más lento. Y ahora con el Ministerio de Hacienda implementando un ajuste y recortando sus planes de gasto para este año, para evitar que el déficit presupuestario se dispare, lo último que la Presidenta Michelle Bachelet quiere ver es que el consumo comience a seguir el ejemplo de la inversión y se torne negativo. La construcción está prácticamente paralizada.

Compartir esta Noticia
  • 0

Elson Carrasco ha llamado a cada uno de sus amigos y compañeros de trabajo en el sector de la construcción durante el mes pasado mientras busca trabajo. Después de 30 años en la industria y con muchos contactos, aún no consigue que lo ayuden.

"Las cosas están mal", dijo Carrasco al recoger su primer cheque de desempleo en el centro de Santiago el 3 de abril pasado. "Las empresas no tienen puestos de trabajo. Están operando los proyectos existentes, pero no hay nuevos en el horizonte".

La tasa de desempleo en la Región Metropolitana de Santiago saltó 2,6 puntos porcentuales a 9,4% en marzo, su máximo en seis años, de acuerdo a la encuesta de la Universidad de Chile. Y a medida que el mercado laboral empeora, los salarios reales están creciendo al ritmo más lento desde 2009.

El aumento del desempleo es una mala noticia para un gobierno que aumentó el gasto del año pasado, contrató a más trabajadores y aumentó la inversión en infraestructura 12 por ciento para aliviar el impacto de un crecimiento económico más lento.

Y ahora con el Ministerio de Hacienda implementando un ajuste y recortando sus planes de gasto para este año para evitar que el déficit presupuestario se dispare, lo último que la Presidenta Michelle Bachelet quiere ver es que el consumo comience a seguir el ejemplo de la inversión y se torne negativo.

Con el desempleo en alza, la presión adicional sobre el crecimiento económico parece inevitable. Carrasco ya ha dejado de salir a comer con su esposa y dos hijas los viernes y se prepara para recortar sus gastos aún más.

"El mayor gasto es la hipoteca, por lo que estamos ajustando nuestro presupuesto en otras cosas, como comestibles," dijo a Bloomberg.

El círculo vicioso

El consumo ha sido lo que ha hecho posible mantener un crecimiento en torno al 2% durante los últimos dos años, incluso con el boom del cobre de la última década en retirada, lo que gatilló el derrumbe de la inversión. Pero ese pilar de crecimiento ya está debilitándose: las ventas minoristas crecieron al ritmo más lento en un año en marzo pasado.

"Estas cosas crean el riesgo de un circuito de retroalimentación negativa”, dijo Tiago Severo, analista de Goldman Sachs Group en Nueva York. "El mercado laboral se ha debilitado por meses, pero no estábamos viendo que la debilidad se tradujera en una tasa de desempleo más alta. Esto está ocurriendo ahora ".

El cálculo del INE de estadística de desempleo nacional subió más de lo esperado por los analistas, de un 6,3 por ciento en el primer trimestre del 5,9 por ciento en el período de un mes antes, y hasta de un 6,1 por ciento un año antes. La estimación mediana de 15 economistas encuestados por Bloomberg fue de 6 por ciento.

A medida que aumenta el desempleo, el gobierno está dispuesto a intervenir, dijo el ministro de Finanzas, Rodrigo Valdés, la semana pasada.

"Tenemos un sistema para activar los programas de emergencia para puestos de trabajo en función del nivel de desempleo", señaló. "El desempleo refleja el crecimiento más bajo, así que tenemos que trabajar en el tema principal, que es el crecimiento."

La tasa de desempleo nacional subió a 6,3% en marzo, por encima del consenso del mercado, que proyectaba un alza tan solo al 6%.

Construcción parada

La industria de la construcción es probable que sea la más golpeada este año. En 2015 se expandió a medida que las constructoras se apuraron en iniciar proyectos antes de que un nuevo impuesto (IVA) entrara en vigor a principios de este año. Eso generó un boom que hizo que el empleo en la industria saltara en 44.380 puestos en el 2015, o un 6,7%.

Ese boom ya terminó. La encuesta realizada por la Universidad de Chile reveló que la tasa de desempleo en la Región Metropolitana de Santiago entre los trabajadores de la construcción en marzo tocó 9,9%, la tasa más alta de cualquier otra industria.

Afuera de la oficina de desempleo, Carrasco explica que ganaba alrededor de US$ 1,800 al mes como jefe de obra, aunque su contrato solo muestra los pagos mensuales de US$ 380, el salario mínimo. El resto se pagaba en efectivo.

"Las empresas prácticamente te obligan a aceptar estas condiciones, y ahora mi prestación por desempleo es muy baja", dijo.

Las pocas opciones

La situación todavía no es grave. Al igual que Carrasco, muchos desempleados entrevistados por Bloomberg que hacían cola para recoger sus pagos de beneficios, tienen la esperanza de encontrar trabajo pronto, pero no con el sueldo o condiciones que tenían antes.

El INE informó que los trabajos por cuenta propia, vinculados al trabajo no calificado o informal, crecieron un 7,3 por ciento en el primer trimestre de hace un año. Los empleos asalariados solo un 0,1 por ciento.

Alina Correa, que perdió su trabajo a principios de este año como secretaria en una empresa que importa telas, está empezando a bajar sus expectativas. "Hay trabajo, sí, pero no está bien pagado", dijo.

Noticias Relacionadas

Multimedia