Mundo

MUNDO

Histórico juicio contra separatistas catalanes comienza con acusaciones de “vulneración de derechos fundamentales” y protestas

por El Mostrador/Agencias

12 febrero, 2019

Histórico juicio contra separatistas catalanes comienza con acusaciones de “vulneración de derechos fundamentales” y protestas

Crédito: EFE

El juicio abrió con duras declaraciones de la defensa, que acusó “vulneración de derechos fundamentales” y recalcó que la Constitución española no permite criminalizar a “la disidencia”. Paralelamente, los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) interrumpieron el tráfico en puntos de las provincias de Gerona y Barcelona a modo de protesta. El expresidente catalán Carles Puigdemont, refugiado en Bélgica, será el gran ausente.

Compartir esta Noticia

Un proceso judicial sin precedentes contra doce líderes secesionistas catalanes por su participación en el proceso independentista de esa región en el 2017 comienza este martes en el Tribunal Supremo español en Madrid, precedido por cortes de tráfico y protestas en Barcelona por parte de los grupos independentistas radicales.

El juicio abrió con duras críticas de las defensas al proceso, al que consideran de fondo político y con vulneración de los derechos fundamentales de los acusados.

El primer letrado en intervenir fue Andreu Van den Eynde, el abogado de dos de los acusados, el exvicepresidente regional catalán Oriol Junqueras y el exconsejero de Exteriores Raül Romeva. Van den Eynde aseguró que se trata de un juicio “político” que ha “criminalizado” cuestiones como el derecho a la protesta y a la libertad de expresión.

El defensor aseguró que ha habido “denegación de pruebas” y “vulneración de derechos fundamentales”, criticó que los acusados lleven más de un año en prisión provisional y recalcó que la Constitución española no permite criminalizar a “la disidencia”.

Los nueve acusados que están en prisión provisional, entre ellos el exvicepresidente del Gobierno catalán Oriol Junqueras, llegaron a primera hora de mañana al tribunal procedentes de dos cárceles próximas a Madrid, donde fueron trasladados hace unos días desde las prisiones de Cataluña donde estaban internados.

Además, otros tres exconsejeros que serán juzgados a partir de este martes están en libertad provisional.

Puigdemont, el gran ausente

El principal protagonista del intento de secesión, el expresidente catalán Carles Puigdemont, refugiado en Bélgica, será el gran ausente del juicio, ya que España no juzga delitos graves en ausencia.

Todos ellos están acusados de participar de manera activa en la celebración de un referéndum ilegal sobre la secesión de la región de Cataluña el 1 de octubre del 2017 y en la declaración unilateral de independencia aprobada por el Parlamento catalán el 27 de ese mismo mes.

Como respuesta a este proceso independentista, el Gobierno español cesó de inmediato al Ejecutivo catalán, asumió sus competencias y convocó nuevas elecciones regionales, mientras que la justicia abrió una causa para dirimir responsabilidades a raíz de la querella presentada por el Ministerio Público.

Rebelión o sedición

El juicio, sin precedentes en España, está previsto que se prolongue durante unos tres meses.

Los siete jueces que forman parte del tribunal tendrán que decidir si en los hechos que se juzgan hubo violencia o no y, por tanto, los acusados habrían cometido un delito de rebelión (que conlleva penas de hasta 25 años de prisión) o de sedición, con penas más cortas. El partido ultraderechista Vox, que ejerce la acusación popular, pide condenas de 24 a 74 años.

El proceso, que ha provocado una gran expectativa, será seguido por más de 600 periodistas de más de 170 medios nacionales e internacionales. Además, con el fin de dar transparencia, las sesiones podrán seguirse por televisión y en línea a través de un servicio streaming.

Protestas antes del juicio

Mientras los acusados eran trasladados desde la cárcel al tribunal, los autodenominados Comités de Defensa de la República (CDR) interrumpieron el tráfico con la quema de neumáticos en la autopista AP7 (que recorre Cataluña), en puntos de las provincias de Gerona y de Barcelona.

Según informaron fuentes oficiales, también cortaron la Gran Vía de Barcelona, lo que provocó importantes retenciones en la entrada a la ciudad, mientras la Guardia Urbana de Barcelona también reportó problemas de tráfico en una de las principales arterias debido a una concentración.

Noticias Relacionadas

Multimedia