Braga

“Pasamos agosto”

por Magdalena Ortega

4 septiembre, 2019

“Pasamos agosto”

Compartir esta Noticia

Se fue agosto, que se caracteriza históricamente por ser el último mes frío con las complejidades que eso conlleva para la tercera edad, al punto que exclaman “¡pasamos agosto!” cuando éste se termina, felices de haberlo sobrevivido. Pero también es un mes dedicado a un gran personaje de nuestro historia –el Padre Hurtado– y, por lo mismo, está también entregado a conmemorar un principio fundamental: la solidaridad.

 Sin embargo, este año se vio nublado por distintas polémicas y tensiones. Una de ellas fue la guerra de trincheras desatada entre el gobierno y el PS, que impidió que se avanzara en la agenda legislativa y que entorpeció el trabajo legislativo en proyectos tan importantes como la Ley de Sala Cuna Universal, donde uno de principios que la inspiran es justamente la solidaridad .

Las respuestas a los problemas sociales no sólo están en la iniciativa individual. Sino, más bien, en cómo desde el Estado se pueden elaborar estructuras, jurídicas y económicas, que incentiven el involucramiento de los individuos en las labores públicas. 

De ser aprobada será un gran paso, pues eliminará la barrera existente en el acceso laboral, entre hombres y mujeres. Hoy en día, de acuerdo a la legislación del Código del Trabajo, las empresas se ven obligadas por ley a contar con un servicio de sala cuna solamente si cuentan con 20 trabajadoras mujeres. Eliminando este número y estableciendo que cualquiera de los padres puede hacer uso del beneficio se incentiva la corresponsabilidad y eliminan los costos -injustamente- asociados al contratar a mujeres. Así, este proyecto crea estructuras sociales que permiten que ciertos cambios se lleven a cabo y que  finalmente una política pública encarne el principio de solidaridad.

Esta virtud, que incluso tiene un mes que la fomenta, no apela sólo a una acción individual, pues debiese ser un principio rector en la acción política. Las respuestas a los problemas sociales no sólo están en la iniciativa individual. Sino, más bien, en cómo desde el Estado se pueden elaborar estructuras, jurídicas y económicas, que incentiven el involucramiento de los individuos en las labores públicas.

Ya terminando el mes de la solidaridad, recordemos que son varios los principios e ideales que se deben resguardar y conjugar en la acción política. La solidaridad, por su parte, es una auténtica alternativa política entre el individualismo y el estatismo, una que aboga por un Chile más justo y humano.

Noticias Relacionadas
En portada
Más Destacadas