Alejandra Matus derrumba discurso de las AFP: “El mayor mito de todos es creer que, si has cotizado en forma estable, vas a tener una buena pensión” - El Mostrador
SUSCRÍBASE

País

Periodista lanza libro sobre mitos y verdades del actual sistema de fondo de pensiones

Alejandra Matus derrumba discurso de las AFP: “El mayor mito de todos es creer que, si has cotizado en forma estable, vas a tener una buena pensión”

por Alejandra Carmona López

12 octubre, 2017

Alejandra Matus derrumba discurso de las AFP: “El mayor mito de todos es creer que, si has cotizado en forma estable, vas a tener una buena pensión”

El origen del libro fue casi obvio para la periodista. Se hizo una serie de preguntas y vio que sobre la mesa no estaban todas las respuestas al alcance de la mano. Entonces decidió reportearlas y contarlas. En “Mitos y verdades de las AFP” (Aguilar), Alejandra Matus desmenuza el origen y las redes de poder tras las aseguradoras, pero también hace algo más básico: apuntar a las interrogantes que todos los cotizantes debieran tener claras. Por ejemplo, ¿es usted dueño de la plata que pone mes a mes en su fondo?

Compartir esta Noticia
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0

Que las AFP son creación de Pinochet. Que salió rápidamente de un decreto que el dictador y sus seguidores compartían. Que el sistema antiguo no funcionaba y estaba quebrado. Que las aseguradoras calculan la pensión solo según la expectativa del afiliado. Que si eres un niño modelo del sistema, vas a recibir –casi como consecuencia obvia­– una pensión justa a cambio.

Es a todos esos puntos, entre otros, a los que Alejandra Matus les da vuelta en el libro Mitos y verdades de las AFP (Aguilar). Primero comenzó a pensar en ellos por sentido común y después nacieron las preguntas que como periodista quería contestar; también, porque sentía que al debate le faltaba que esa información fuera extendida.

“También me parece que es una obligación periodística. Antes de seguir diciendo que este es el mejor modelo o esta es la forma para reformular, había que detenerse para informar qué es lo que hay. Qué hay de cierto o falso en lo que se discute”, dice Alejandra.

-De todos los mitos que expones en el libro, ¿cuál es el mayor?
-El mito mayor es creer que, si te portas bien, que eres un trabajador ordenado, sin lagunas y has cotizado constantemente y en forma estable, vas a tener una buena pensión. Ese es el principal mito. Porque todo el mundo, de Piñera para abajo, dice que este sistema da malas pensiones porque la gente es inestable, tiene lagunas, los sueldos son bajos. Pero si te vas al contraejemplo, al del niño símbolo de la AFP, tampoco tiene una buena pensión y proporcionalmente está más castigado que un sueldo bajo.

-La mayoría de los expertos que defienden el sistema dicen que, sin lagunas y larga vida de cotizaciones, puedes tener una buena pensión. ¿Cómo se desarma ese mito?
-A la hora de jubilar el sistema no solo considera, como cree uno, la expectativa de vida. Es decir, que viene la AFP y dice ‘bueno, usted tiene 100 millones en su fondo, va a vivir hasta los 90, los vamos a dividir los 100 millones en lo que le queda de vida’. Y no es así. Lo que hace la AFP es una especie de algoritmo donde está no solo la expectativa de vida tuya sino que la de tu pareja y, si tienes, de tu hijos y también de todos los potenciales beneficiarios de tu pensión, como de jubilación o invalidez. Todos estos elementos entran a un cálculo que, por lo tanto, extiende ese fondo de pensiones hasta cubrir la mínima posibilidad de que tú vivas hasta los 110 años. Hasta cubrir la posibilidad de que, si te mueres y alguien te sucede y es potencial beneficiario de tu pensión de viudez y beneficencia, esa persona también pueda vivir determinados años. Cualquier fondo de pensión que entra en el cálculo de estos factores actuariales, así se llaman, se pulveriza a lo largo del tiempo.

-Por eso es imposible una buena pensión.
-Es imposible que te dé una pensión como prometió José Piñera en su tiempo, que sea equivalente a más del 70% de tu último sueldo. No existe eso. No existe. Que tengan tasas de reemplazo del 70% lo confirmé con la Asociación de AFP. La mejor que tienen es una que te calcula el promedio de tus diez últimos años de sueldo y tal vez ahí puede haber una superior a los 700 mil pesos. Pero la mayoría de las personas e incluso las que tienen buen comportamiento, tienen pensiones de entre 500 a 600 mil pesos. Entonces, supón que ganas el tope imponible, 2 millones de pesos, y tu pensión es de 400 mil, tu tasa de reemplazo no alcanza el 30%. En cambio, si eres una persona que has tenido un sueldo bajo, lagunas durante tu vida y te toca la pensión básica solidaria, hoy día son 104 mil pesos. Pero si algo impusiste, con el aporte adicional que te hace el Estado, puedes llegar a 150 mil pesos.

-Uno de los mitos derribados en el libro es que además no somos dueños de ese dinero.
-Exacto. Otro de los mitos y está súper incorporado culturalmente, es que tienes una cuenta individual y eres dueño de ese dinero. Por estas razones que te he explicado, en realidad no eres dueño del dinero porque no tienes ninguna posibilidad de pedir que te paguen todo el dinero. O que lo puedas retirar e invertirlo en otra cosa, por ejemplo, en un departamento. No puedes decirle a la AFP que 'quiero que el dinero me lo den a mí en vida', 'no quiero que se haga cargo de mis descendientes'. No puedes decir eso. Por lo que el libro demuestra, el sistema está hecho igual que en el sistema de reparto, solo que acá alguien se queda con una porción del tema. Si tú lo ves como un globo, mensualmente solo una pequeña proporción es para pagar pensiones. El resto se queda ahí, y sigue aumentando el pozo porque todos los meses los trabajadores vuelven a contribuir y las AFP gastan menos de lo que reciben en pensiones. Por lo que tú no recibes tu plata. A los jubilados les pagan con el dinero que entra de los cotizantes activos.

-Y tampoco somos dueños de la decisión de dónde se invierte el dinero.
-Para nada. Si tú consideras que un propietario del dinero que se invierte, que contrata a un gerente o un administrador, tiene todo el derecho de pedirle cuentas y saber en qué se gasta la plata y lo que le pagó como sueldo para que trabaje este dinero, por qué está pagando este cóctel, por qué está pagando en puestos de directorios a esta persona, qué le aporta José Antonio Viera-Gallo al directorio de Provida, aquí no es así. Ninguno de nosotros lo puede cuestionar, porque no hay trabajadores en los directorios ni en juntas de accionistas. En ninguna parte están los dueños del dinero conociendo en qué se usa, de una forma transparente y clara.

-Además hay una red de poder que sustenta este sistema.
-Claro. Si tú ves que en términos técnicos no existe ninguna dificultad para que este pozo de los fondos de pensión los administre otra persona. O sea, el administrador se puede despegar del fondo administrado sin que el fondo sufra nada. Se supone que esa es la magia del sistema que creó Piñera. Que la suerte del administrador no afecta para nada a los fondos administrados. Y, sin embargo, cada vez que siquiera se sugiere la posibilidad, comienzan los augurios de desastre económico.

-Además hablamos de personas que tienen un poder transversal.
-Y se replica en los directorios de las aseguradoras, donde están representados desde el PS hasta la UDI y en prácticamente todos hay gente que tiene vínculos con el poder político.

"Otro de los mitos y está súper incorporado culturalmente, es que tienes una cuenta individual y eres dueño de ese dinero. Por estas razones que te he explicado, en realidad no eres dueño del dinero porque no tienes ninguna posibilidad de pedir que te paguen todo el dinero. O que lo puedas retirar e invertirlo en otra cosa, por ejemplo, en un departamento. No puedes decirle a la AFP que 'quiero que el dinero me lo den a mí en vida', 'no quiero que se haga cargo de mis descendientes'. No puedes decir eso. Por lo que el libro demuestra, el sistema está hecho igual que en el sistema de reparto, solo que acá alguien se queda con una porción del tema".

-¿Por ejemplo, en los directorios actuales?
-En todos los directorios actuales hay representantes del poder político. Están mencionados en el libro. En la propia Asociación de AFP hay jerarcas de lo que fue el Gobierno de Sebastián Piñera. Además, participan de los otros negocios relacionados. Las AFP tienen un grado importante de integración vertical, porque tienen que contratar compañías de seguro para varios de los servicios que prestan y hoy las AFP están en manos de compañías de seguro que por el Rut les prestan servicios. Entonces, ¿cuánto cuesta o debe costar un seguro de invalidez o sobrevivencia?, que es el que contrata la AFP como parte de las imposiciones que recibe. No lo sabemos. Lo que ellos cobren. Normalmente cuesta el total del valor de la imposición, que es 1.4% de todos los sueldos.

-¿La mayoría de las compañías de seguros tiene relación con las AFP?
-El 70%. La única que no tiene es la AFP modelo.

La sensatez de Pinochet

Una de las situaciones en las que se piensa al hablar de la creación del sistema, es que Pinochet estaba de acuerdo a ojos cerrados con impulsar la creación de las aseguradoras; sin embargo, distintas actas dan cuenta de que no fue así. El dictador tenía dudas hasta sensatas.

“Tenía todas las aprensiones razonables. En esta discusión fue razonable. Pero finalmente aprobó el sistema”, comenta Matus. “Pero tú puedes ver en las discusiones que no era solo Pinochet, ya que estaba asesorado por generales que tenían bastante conocimiento del sistema antiguo y del sistema nuevo, y ellos fueron la contraparte de Piñera y no le hicieron el trabajo fácil. Se le pararon en la hilacha, por decirlo de algún modo, y discutieron las premisas que proponía José Piñera. Por ejemplo, cuánto iba a ser la tasa de reemplazo. Le pusieron en duda el 70%. También que no iba a haber concentración económica. Le pusieron en duda el mito de que el sistema antiguo estaba quebrado. Le pusieron en duda que no iba a perjudicar a la mujer. Todas las cosas que hoy se han visto que son los perjuicios que ha ocasionado el sistema”.

-¿Le mintió José Piñera a Pinochet?
-No. Piñera estaba absolutamente convencido de las bondades de su sistema. Piñera persuadió a Merino y a Matthei por un lado. Lo que era la mitad de la Junta y la mitad más poderosa. Pinochet tenía al Ejército, pero a su lado tenía a Mendoza, que no está a la par de Merino y Matthei. Por otra parte, Piñera hizo valer la fuerza de los civiles y los Chicago Boys, el poder económico que estaba dentro de la dictadura y que Pinochet temió perder. Pinochet sabía que si el equipo económico renunciaba, y estuvieron a punto de hacerlo porque no se aprobaban estas reformas, iba a durar menos que un candi.

-Porque además el minuto político era conflictivo para él.
-El interés de Pinochet era mantenerse en el poder. No se iba a quemar a lo bonzo por los trabajadores si ya había hecho un golpe de Estado. A él le funcionó el termómetro del funcionario público. Sabía que le estaban vendiendo una pomada. Se lo dijo así a Piñera en su cara. Al final cedió porque quería quedarse en el poder y porque Piñera le aseguró que las FF.AA. iban a quedar fuera. El proyecto inicial era con las FF.AA. en las AFP.

-Y excluirlas fue crucial para que el proyecto de Piñera fuera aprobado.
-Exactamente. Si Piñera hubiera insistido en que la reforma incluyera a las FF.AA., no hay proyecto de AFP. Pero Piñera fue astuto en dejar a las FF.AA. afuera y ganar todo el apoyo del poder económico que necesitaba esa plata para comprar las empresas estatizadas. Él lo reconoce en su libro. Si en Chile no había capitales. No había mercado. Los bancos estaban quebrados, en crisis. La deuda externa no se podía pagar. No había préstamos del extranjero. No había, en medio de esa pobreza que vivía Chile, nadie que estuviera ahorrando las cantidades necesarias. Entonces echaron mano al sueldo de los trabajadores y crearon un mercado de capitales que permitió que esta riqueza se concentrara y que permitiera aportar capitales a los bancos y los particulares que pidieron préstamos a estos bancos y así pudieron comprar las empresas privatizadas. Y de esta manera se armó la riqueza que hoy vemos en ciertos grupos económicos.

-También se armó, según ellos, porque necesitaban sustituir el sistema que ya existía y que veían que estaba quebrado.
-Yo creo que esa era un excusa. El sistema tenía deficiencia, no lo digo yo, sino José Pablo Arellano, que no es un comunista afiebrado. Él estudió el antiguo sistema de pensiones y escribió muchas veces demostrando que la premisa que usaba Piñera para afirmar que el sistema antiguo estaba quebrado, estaba mal calculada. No estaban hechos los cálculos como debían hacerse, por lo que la premisa era falsa.

-¿Podría ser mejor la pensión de los chilenos si hubiésemos mantenido el sistema antiguo?
-Es lo que dice el propio José Pablo Arellano: que si se hubiese mantenido el sistema de reparto, las pensiones serían el doble de lo que son hoy al menos. Cada caja, dependiendo de su poder de negociación en el Congreso, tenía mejor representación. Por ejemplo, los funcionarios públicos tenían mucha mejor llegada y con mayores beneficios que los obreros, que eran los eternos perjudicados del sistema antiguo y del sistema nuevo. Eran los que se jubilaron más tarde y tenían menos beneficios adicionales.

Otra cosa que perdemos de vista es que el sistema antiguo era uno de previsión social que no solo incluye pensiones, sino que seguro de cesantía, salud preventiva y curativa. Entonces la gente dice que las cotizaciones eran más altas… Sí, eran más altas, pero eran tripartitas y la protección en otros ámbitos era mucho mayor. Había cajas que eran joyitas. Dependiendo de la caja había determinados beneficios. Por lo bajo tenías pensiones de viudez, de sobrevivencia y ayuda para poner a los niños en los colegios. Préstamos de la vivienda. De hecho, cuando el sistema se declara obsoleto, hay una gran cantidad de propiedades que fueron vendidas a precio de huevo… en esa pasada la gente se hizo pequeñas fortunas. Todo el centro cívico era de las cajas. Entonces no solo se perdieron las pensiones, sino que todo un sistema de protección social que se había ido construyendo desde comienzos del siglo XX hasta el 73.

Todos los defectos que tenía el sistema antiguo se podían corregir. No era necesario sustituirlo. No era necesaria la retroexcavadora. Tú podrías igualar la edad de jubilación de todos los pensionados. Ahí tendrías solucionada gran parte de las discrepancias. Porque había cajas en las que te podías jubilar con diez años de servicios, como la hípica, que era ridículo. Otra como la de obreros, que te jubilas a los 65 años.

-¿Y la caja joyita que dices?
-La caja bancaria. La de empleados particulares era de las que generaba más recursos de lo que gastaba. No solo generaban plata sino que le prestaban al Estado. El Estado no devolvía la plata, pero, bueno, funcionaba. Lo que el Estado gastaba era menos de lo que gasta ahora. Al final el Estado está subvencionando a las AFP vía aporte de Pilar Solidario. Cuando José Piñera vendió esto a la Junta Militar, les dijo que el Estado no iba a gastar más plata. Todo el sistema privado se va a hacer cargo de las pensiones, por lo que le fisco dejará de gastar, dijo. Sin embargo, eso no ocurrió. Es cosa de ver la curva en el tiempo… el Estado solo gasta más y más. Para volver al punto inicial: ¿tenía defectos el sistema antiguo? Sí, pero ninguno que no se pudiera solucionar.

-Después de reportear para el libro, ¿crees que da lo mismo el perfeccionamiento que se le pueda hacer a este mismo sistema de AFP? ¿Va a seguir siendo malo?
-Yo no creo que la discusión es qué sistema es mejor. Creo que hay un punto previo, que es igualar la información en la base de los afectados. Es como discutir el proyecto de ley de aborto de tres causales sin que nadie supiera en qué consiste un aborto ni las consecuencias ni las tres causales. Si tú no tienes información suficiente, no puedes tener una opinión válida. Tienes opinión sobre la base de supersticiones y creencias o mitos. A mí me parece que si los directamente afectados, que son los trabajadores y pensionados, logran acceder a información, luego se podrán formar la opinión de si quieren mantener o no el sistema de AFP. Falta un proceso de información consciente y masivo para que la gente pueda participar y opinar en el debate de algo que le atañe directamente. Esto no tiene que ver con el mercado de capitales. No es etéreo. Es una discusión que tiene una implicancia directa en tu vida y la de las familias chilenas. Entonces, si no hay información suficiente, da lo mismo que en un laboratorio de la U. de Chile o de Harvard se diseñe la mejor política para cambiar el sistema. En mi opinión, no es legítima hasta que la gente no tenga la posibilidad de estudiarla o conocerla.

Noticias Relacionadas

Multimedia

Videos

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)