País

Caso Exalmar pone en ruta de colisión la indagatoria judicial con el despliegue de su campaña

Candidato imputado: los tiempos de la Fiscalía que complican a Sebastián Piñera

por Felipe Leiva B.

28 febrero, 2017

Candidato imputado: los tiempos de la Fiscalía que complican a Sebastián Piñera

Declaraciones de su círculo cercano, ex autoridades de Gobierno, miembros del equipo jurídico de La Haya y 30 correos electrónicos sobre la operación Exalmar. Esa fue la información a la que tuvo acceso El Mostrador y que es parte de los antecedentes que dejaron de tener reserva en el Ministerio Público luego de tres meses. La indagatoria empieza a tomar fuerza ad portas de la oficialización de la nueva aventura presidencial de Piñera. El resultado es incierto.

Compartir esta Noticia
  • 0
  • 0
  • 0
  • 0

El caso Exalmar golpeó al ex Presidente y este lunes Piñera salió a defenderse atacando, a lo Pinochet. Sabe que el ruido judicial no es bueno para sus pretensiones presidenciales y, ante la investigación donde declarará como imputado, reafirmó que los negocios de su familiares no le fueron informados y decidió buscar un enemigo clásico: el Partido Comunista y el diputado de dicha colectividad Hugo Gutiérrez, quien se querelló en el caso Bancard por negociación incompatible y uso de información privilegiada. “Hoy el PC, a través de algunos de sus diputados y también con la participación o complicidad de algunos personeros de la Nueva Mayoría, está desarrollando una canallesca y sistemática campaña sucia, cuyo objetivo es tratar de enlodar mi trayectoria y confundir a la opinión pública con un claro propósito: impedir o dificultar una eventual candidatura presidencial por mi parte. El diputado Gutiérrez ha abusado del Poder Judicial para conseguir sus objetivos políticos”, aseguró en conferencia de prensa el ex gobernante.

Piñera además fue enfático en señalar que va a estar en la primera línea para defender a su familia cuando la vinculen a eventuales irregularidades y pidió que no ataquen a su círculo para afectarlo a él, enviando un mensaje directo a sus adversarios políticos. “Comprendo la desesperación de algunos sectores de la Nueva Mayoría, pues muchos de ellos no conocen la palabra trabajo. Han vivido e intentan seguir viviendo de las prebendas del Estado y le tienen terror a volver a ser ciudadanos comunes y corrientes”, afirmó el ex Mandatario.

El enojo un tanto destemplado de Piñera calza con los ritmos que está imponiendo la Fiscalía respecto a su declaración y también a las eventuales nuevas diligencias que se puedan realizar en el caso Bancard Exalmar.

Corre el reloj

La pasada Navidad quizás no fue la más tranquila para Sebastián Piñera Echenique. Sobre todo porque Nicolás Noguera, su hombre de confianza que está a cargo de Bancard, tuvo que comparecer el día 26 de diciembre a declarar. El ingeniero comercial concurrió como testigo ante la Fiscalía Metropolitana Oriente en el marco del caso que tiene complicado comunicacionalmente al presidenciable de la oposición.

El fiscal Manuel Guerra inició el año pasado una investigación por la operación de Bancard, empresa ligada al ex Presidente y la compra de acciones de la pesquera peruana Exalmar, mientras Sebastián Piñera era Jefe de Estado. Indagatoria que comenzó por una querella que interpuso el diputado comunista Hugo Gutiérrez por eventual negociación incompatible y uso de información privilegiada, porque a juicio del querellante– se tiene que investigar si el juicio ante La Haya con Perú estuvo en conocimiento o no de la empresa de Piñera para invertir en dicho país o si el propio ex Presidente comunicó a quienes se hicieron cargo de Bancard información del litigio.

El fiscal del caso, Manuel Guerra, quien afirmó el domingo que hasta ahora no tiene antecedentes suficientes para imputarle delitos al ex Presidente, se encargó, eso sí, de salir ayer lunes a enfatizar que tampoco descarta, como algunos interpretaron sus palabras, una eventual participación del ex Jefe de Estado. El persecutor aseguró que no se ha exonerado al ex Presidente.

El verano de 2017 tampoco fue de meses tranquilos para el piñerismo. Aunque las diligencias del Ministerio Público se mantuvieron en reserva y el abogado de la empresa, Juan Domingo Acosta, aseguraba que entregaron la información pertinente a la Fiscalía, hoy se tuvo acceso a la carpeta investigativa. El hijo del ex gobernante, Juan Sebastián Piñera Morel, declaró como testigo el 30 de enero. Cinco días antes comparecieron el ex canciller  Alfredo Moreno y el ex agente chileno ante La Haya, Alberto Van Klaveren. Una semana antes de dichos testimonios, también lo hicieron ejecutivos de Bancard.

Y llega marzo, el mes clave, donde Piñera comunicará su decisión de ser candidato. Justo cuando las críticas hacia el ex jefe de Estado eran más bien comunicacionales antes que relacionadas con la investigación penal, se conoció que será citado a declarar como imputado a la Fiscalía y, con esto, se vuelve a poner el tema de dicha investigación como la gran piedra en el camino de cara a su carrera presidencial.

El piñerismo se adelantó comunicacionalmente a ese episodio, instalando la posición de que es el ex Presidente quien quiere declarar lo más pronto posible para aclarar estos hechos.

El fiscal del caso, Manuel Guerra, quien afirmó el domingo que hasta ahora no tiene antecedentes suficientes para imputarle delitos al ex Mandatario, se encargó, eso sí, de salir ayer lunes a enfatizar que tampoco descarta, como algunos interpretaron sus palabras, una eventual participación del ex Jefe de Estado.

El persecutor aseguró que no se ha exonerado al ex Jefe de Estado. “No hemos descartado la responsabilidad penal del ex Presidente Piñera, lo que hemos dicho es que con la información reunida hasta ahora no estamos en las condiciones de formular una imputación por delito o de probar una intervención directa de Sebastián Piñera, pero no lo podemos descartar y eso va a depender de las restantes diligencias que tengamos que desarrollar de ahora en el futuro”.  

También en la Fiscalía han enfatizado que esto está comenzando. En las próximas semanas, es decir, marzo, se podría concretar la declaración de Piñera con nuevas diligencias que solicite el persecutor a cargo. Y de más está decir que el camino judicial y el presidencial de Piñera se pueden topar allí.

¿Candidato imputado?

Los tiempos preocupan también al círculo cercano y político de Piñera. Marzo es el mes de la decisión. Dándole el vamos a su candidatura, tiene hasta el 2 de mayo para inscribirse en la primaria de su sector. De ahí viene la campaña legal y la elección primaría sería el 2 de julio. De ahí el interés además de prestar declaración para resolver lo antes posible su situación judicial.

“Es complicado estar lidiando con acusaciones injustas y ad portas de darles una buena noticia a los chilenos de que el ex Presidente quiere volver para mejorar los índices de trabajo, crecimiento y condición de vida. Es la peor cara de la política. Truncar una opción presidencial por operaciones de las cuales él nunca se enteró. Es complicado, injusto, pero no imposible de superar”, asevera una persona de confianza del ex Mandatario.

Este lunes también se conoció que el hijo de Piñera, Juan Sebastián, supo de la operación de Bancard con Exalmar tras un correo donde está copiado y en que existe información respecto a la pesquera peruana. Pero no fue la única información que se conoció relacionada con el ex Presidente. Rabio Bío Bío publicó una serie de antecedentes respecto a intereses de la familia Piñera en Minera Dominga.

Dicha minera es conocida por ser el proyecto minero de Carlos Alberto Délano, amigo cercano de Piñera y quien fue formalizado en el caso Penta por soborno y delitos tributarios. El reportaje referido plantea que, cuando Sebastián Piñera era presidente y concretó en 2010 la suspensión de la Central Termoeléctrica Barrancones, su familia era una de los principales accionistas de un negocio que buscaba instalarse en la misma zona. “Para desvirtuar torcidas y oscuras insinuaciones, es importante aclarar que, salvo el hecho de coincidir en el territorio de la Región de Coquimbo, este desarrollo minero no tiene ninguna relación con el proyecto termoeléctrico denominado Barrancones”, afirmó Sebastián Piñera.

Y añadió que “efectivamente una empresa ligada a mi familia, de cuya administración no participo ni nunca he participado, desarrolló en 2009 un proyecto de exploración en el sector minero de nuestro país y específicamente en la Región de Coquimbo. Al poco tiempo y luego de un hallazgo importante de mineral, esa inversión de una empresa de mi familia fue íntegramente vendida antes de que se realizara ninguna gestión administrativa ante el Estado, relacionada con permisos medioambientales”, aseguró el ex gobernante respecto a esta publicación.

El fiscal Guerra tampoco descartó investigar estos hechos, ya que podrían ser delitos similares a los que hoy está revisando.

Noticias Relacionadas

Multimedia

Videos