Trudeau y el liberalismo progresista en Canadá - El Mostrador

Blogs y Opinión

Trudeau y el liberalismo progresista en Canadá

Trudeau y el liberalismo progresista en Canadá

por Karim Nehme y Vlado Mirosevic

18 de junio de 2017

Compartir esta Noticia
  • 0
  • 0
  • 0

A propósito de la última visita de la Presidenta Bachelet a Canadá, en donde tuvo la oportunidad de reunirse con el Primer Ministro de ese país, Justin Trudeau, nos parece necesario hacer un doble click sobre este personaje algo desconocido en Chile y sobre el tipo de liberalismo progresista que encarna, aún más desconocido en Chile, marcado por las libertades civiles, federalismo, multiculturalismo, agenda verde y la búsqueda de la justicia social.

Libertades civiles

La línea de Trudeau está claramente marcada por Pierre Eliott Trudeau, su padre, a quien se le conoce como el Primer Ministro más reconocido del siglo XX y el más reformista que ha tenido ese país. El líder liberal, que marcó la historia del centroizquierdista Partido Liberal, empujó una agenda en favor de las libertades individuales y reafirmación del Estado laico. Popularizó la frase “el Estado no tiene nada que hacer en los dormitorios de la nación”, con la que defendió sus reformas pro aborto y pro diversidad sexual, frente a la dura oposición conservadora.

A su vez, Justin promueve actualmente la despenalización de la marihuana como un reconocimiento a las libertades individuales y como una forma de combatir el crimen organizado y el narcotráfico. Además Justin empuja la agenda de matrimonio igualitario y respeto a la diversidad sexual.

Nos interesa destacar la flexibilidad históricamente desplegada por el Partido Liberal de Canadá a la hora de establecer alianzas con otros partidos y grupos políticos, quienes sin desconocer su identidad socio liberal, han sido audaces y visionarios al pactar la aprobación de su agenda liberal progresista con el partido socialdemócrata de Canadá y otros grupos afines de centro izquierda, demostrando de esta manera, que con apertura, diálogo y respeto a las distintas tradiciones e idearios se pueden conseguir mínimos civilizatorios igualitarios en beneficio de toda la población.

Federalismo

En cuanto al apego que tienen los liberales canadienses en cuanto a la democracia profunda y a distribuir poder, fue justamente el padre de Justin quien empujó un federalismo agresivo, como una manera de evitar al separatismo de Quebec. Aquel federalismo, muy propio de sistemas liberales, ha alcanzado muy buenos resultados, siendo el primer país de la OCDE en inversión pública regionalizada con más del 90% en manos de sus regiones (Chile en último lugar con sólo 12%).

Gabinete y multiculturalismo

Este federalismo está conectado con otro principio muy defendido por los liberales canadienses: el multiculturalismo y el respeto a la diversidad. Fue Trudeau padre quien consignó al inglés y francés como idiomas oficiales, y definió la multiculturalidad del país. Coherente con ese legado, Trudeau hijo llamó la atención del mundo entero cuando anunció a los miembros de su Gabinete. Para parte de la prensa fue considerado como el más moderno y vanguardista del mundo, por ser absolutamente paritario (15 mujeres y 15 hombres) y una muestra de la diversidad del país, con diversidad religiosa, con ex refugiados migrantes y con representación de las 10 regiones del país. A modo de ejemplo, nombró a un abogado y activista migrante a cargo del Ministerio Inmigración o a la Ministra de Justicia una representante de pueblos originarios del país.

LIbertad de iniciativa y respeto al medio ambiente

Es interesante destacar la preocupación que ha demostrado el gobierno liberal de Justin Trudeau por compatibilizar la iniciativa económica de los privados con el respeto al derecho de los ciudadanos a vivir en un medio ambiente libre de contaminación, cuestión que lo ha llevado a promulgar un impuesto progresivo sobre las emisiones de carbono, medida que está en sintonía con la meta que fijó Canadá en el marco del Acuerdo de París de reducir en un 30% las emisiones de gases de efecto invernadero que generan al año 2030; impulsando de esta manera un nuevo paradigma de desarrollo económico consciente de los desafíos históricos que nos impone el cambio climático. Y luego de la salida de Trump del Acuerdo de París, Trudeau se ha transformado en su principal defensor, junto con el también social liberal Emmanuel Marcon en Francia.

Justicia social

El mayor legado de su padre, Pierre Eliott Trudeau, al ideario liberal igualitario fue haber impulsado políticas públicas de claro corte socio liberal que intentaron concretizar un ideal de justicia social, entre las cuales las más importantes fueron la implementación de un sistema de salud pública universal y un plan de pensiones público. Senda que ha sido profundizada por Justin Trudeau, quien ha señalado que su prioridad será bajar los impuestos a la clase media y subirlos al 1% más rico, apoyando principalmente a los grupos desfavorecidos y minorías de Canadá como son los indígenas y mestizos.

Alianza

Nos interesa destacar la flexibilidad históricamente desplegada por el Partido Liberal de Canadá a la hora de establecer alianzas con otros partidos y grupos políticos, quienes sin desconocer su identidad socio liberal, han sido audaces y visionarios al pactar la aprobación de su agenda liberal progresista con el partido socialdemócrata de Canadá y otros grupos afines de centro izquierda, demostrando de esta manera, que con apertura, diálogo y respeto a las distintas tradiciones e idearios se pueden conseguir mínimos civilizatorios igualitarios en beneficio de toda la población.  

Conclusión para Chile

Una primer lección para Chile es la interpretación del liberalismo en Canadá, que dista mucho de la opinión dominante en nuestro país. Mientras en Canadá se considera al liberalismo como una corriente progresista y reformista, en Chile se le relaciona lamentablemente con conservadores, neoliberales y la dictadura de Pinochet. Un error histórico.

La segunda lección es la de un país que ha logrado combinar libertades e igualdades, incorporando a los objetivos del liberalismo clásico (control del poder y respeto a libertades civiles e individuales), un anhelo permanente de alcanzar mayor justicia y cohesión social; combinación de principios que se erigirá como el elemento legitimador de los Estados democráticos del Siglo XXI.

Sin duda lecciones para los liberales igualitarios que en Chile intentamos resignificar el liberalismo.

  • El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador.

Compartir esta Noticia

Noticias Relacionadas

Multimedia

Videos

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)