Destacados Mercado

Miércoles, 5 de agosto de 2015Actualizado a las 09:18

Moody's vuelve a la carga sobre la economía chilena: "Es hora de enfriar los motores"

por 26 febrero 2013

Moody's vuelve a la carga sobre la economía chilena:

El nuevo informe sobre la economía chilena de Moody's Analytics probablemente no será del gusto del ministro de Hacienda, Felipe Larraín.

El análisis de Alfredo Coutiño, director para América Latina de la consultora económica, es que la economía chilena está sobrecalentada, algo que el ministro rechazó categóricamente en una entrevista con La Tercera el domingo. Pero Moody's lo viene advirtiendo hace ya un año: la economía chilena ha crecido a tasas superiores a su potencial durante los últimos tres años y esto amenaza la estabilidad macroeconómica del país.

Coutiño afirma que el exceso de demanda está abriendo rápidamente el desequilibrio externo y "las autoridades deben actuar pronto para evitar un ajuste más severo en el futuro". Según él, la inflación se mantiene baja gracias a la apertura de la economía.

"Chile es uno de los pocos países que ha reportado una fuerte expansión después de la recesión del 2009. El crecimiento ha sido a tasas superiores a su potencial a lo largo de los últimos tres años, a pesar de la turbulencia financiera global y la prolongada debilidad externa. Sin embargo, debido a que su demanda interna ha sido muy acelerada, la economía necesita reducir el ritmo de crecimiento para evitar que los desequilibrios pongan en riesgo la estabilidad macroeconómica del país", explica el economista de Moody's.

Según Coutiño, la expansión Chilena ha sido el resultado del crecimiento de la demanda interna, estimulada por políticas económicas expansivas.

"Durante la recesión de 2009, el gobierno puso en marcha medidas fiscales y monetarias para apoyar al mercado interno y contribuir a que la economía superara el impacto negativo del choque externo. Estas medidas se ampliaron en 2010 para apoyar la reconstrucción de las zonas devastadas por el terremoto que afectó al país a principios de ese año", señala Coutiño. Además argumenta que, si bien desde 2011 los estímulos han ido cayendo, aún se mantienen en territorio expansivo.

El informe de Moody's Analytics explica que este sobrecalentamiento se ha visto reflejado en "un significativo desequilibrio externo", pero esto tarde o temprano obligará a las autoridades a implementar ajustes pare evitar que el déficit de cuenta corriente se dispare fuera de control. "Una expansión prolongada a ritmo superior al de la capacidad plena de la economía es siempre insostenible. La expansión de los últimos tres años ha desembocado ya en un déficit de la cuenta corriente de 7 por ciento del PIB en el tercer trimestre de 2012", advierte el economista.

Signos de sobrecalentamiento e inflación

Coutiño enfatiza que todos los síntomas del sobrecalentamiento —excepto inflación— ya son evidentes en la economía chilena y según él, la inflación sólo se mantiene baja gracias a la apertura de la economía. "Dado el grado de apertura externa de Chile, el sobrecalentamiento se acomoda más en el crecimiento de las importaciones y menos en la inflación. A final de cuentas, la prolongada expansión Chilena terminará por presionar los precios al consumidor".

Advierte que si las autoridades fiscales y monetarias no actúan pronto, la inflación podría empezar a acelerarse antes de mediados de 2013 y tocaría un 4 % para luego ajustarse a la baja.

En su informe, el director para América Latina de Moody's dice que Chile tiene la capacidad para financiar un déficit externo de 4 % o 5 % del PIB gracias a los ahorros generados por la exportaciones de cobre, pero no es algo aconsejable. Coutiño explica que la norma internacional para que un déficit externo se considere sostenible es de alrededor de 3 %. Pero más importante para él es que "un déficit de tal magnitud podría indicar a los mercados que la economía está aumentando su vulnerabilidad a los choques externos".

Según Coutiño, "no valdría la pena que Chile pusiera en riesgo su reputación y enviara señales que podrían interpretarse como indicios de falta de disciplina".

El Banco Central

El economista dice que hay esperanza que las autoridades "actúen con prudencia y reafirmen su compromiso con la disciplina, implementando así los ajustes de política necesarios este año". Coutiño estima que si se toman las medidas adecuadas, la economía se enfriaría y el PIB crecería 4,5 % este año, algo que él ve como "saludable".

En su informe, Coutiño sostiene que el banco central tiene todas las herramientas necesarias y tiene que tomar medidas pronto para evitar un ajuste más serio en el futuro. Explica que "en una economía abierta con libre movilidad del capital, la política monetaria es más efectiva y capaz de contrarrestar el impacto expansivo de la política fiscal".

Asimismo, el economista observa que el Banco Central no necesita subir las tasa para controlar las presiones de precios y no enfrenta ningún dilema entre inflación y revaluación cambiaria. "El Banco Central tiene que usar la acumulación de reservas internacionales y la esterilización monetaria para reducir el impacto de las entradas de capital sobre el tipo de cambio y al mismo tiempo restringir el circulante en la economía para reducir las presiones inflacionarias. La política monetaria puede así hacerse restrictiva sin tener que aumentar las tasas de interés".

Más información sobre El Mostrador

Videos

Más Noticias

Blogs y Opinión

Encuesta

Mercados

TV

Deportes

Cultura + Ciudad