Historia de un acoso callejero: un abusador, dos víctimas y la decisión de tomar la justicia por sus propias manos - El Mostrador

Braga

Yo Opino

Historia de un acoso callejero: un abusador, dos víctimas y la decisión de tomar la justicia por sus propias manos

por Mariló Gómez Tormo

17 abril, 2017

Historia de un acoso callejero: un abusador, dos víctimas y la decisión de tomar la justicia por sus propias manos

Compartir esta Noticia
  • 0
  • 0
  • 0
<

Como un día cualquiera y con mucha pega, salí tarde del trabajo. Pensaba que, por lo menos, me podría ir sentada en la micro, sin embargo, la situación fue otra: paradero lleno. Logro subirme al bus del Transantiago, que iba bastante lleno, y decido no avanzar mucho, pensando en los lanzazos. Me quedo parada en el pasillo entre el chofer y la primera puerta.

Después de un rato de recorrido, sube un caballero, o un hombre que hasta ese minuto pensé que lo era. Estaba equivocada. El muy asqueroso me mete la mano, manoseándome, y me susurra: “Qué raja más rica…”.

Mi primera reacción fue mandarlo a la mierda y tirarle un manotazo. Cuál fue mi sorpresa al ver, en ese momento, cómo le mete la mano a una niña de entre 14 y 16 años, que iba parada un poco más allá. Ella quedó como paralizada y la pobre como que no reaccionaba.

A mí me entró una furia, pensando en cuántas niñas más pudieron haber sido abusadas por este desgraciado. Así que empiezo a gritarle: “¡Degenerado, asqueroso, púdrete!” y otros improperios que no vale la pena repetir. En esto yo, muy alterada, escucho que le dicen al chofer: “¡Para la micro! ¡Párala weón!”. Y 3 o 4 cabros de aproximadamente 18 años, bajan a este desgraciado. Yo lo colgaría de las bolas. Ellos comienzan una pateadura de aquellas.

 Cuál fue mi sorpresa al ver, en ese momento, cómo le mete la mano a una niña de entre 14 y 16 años, que iba parada un poco más allá. Ella quedó como paralizada y la pobre como que no reaccionaba.

La pobre chica se pone llorar y un poco más allá se baja. Yo, con el corazón en la garganta y nerviosa por todo lo que se vivió en la micro, no puedo dejar de pensar en esos 3 o 4 cabros anónimos que nos apañaron, que no están de acuerdo con este tipo de abuso ni ninguno que denigre a la mujer. A estos cabros la impotencia se los comió y le dieron la pateadura del siglo a este enfermo de la cabeza, degenerado, asqueroso.

Me desahogo con mis amigas en un grupo de whatsapp. Todas me mandan cariño y comienzan un debate sobre si ante una situación como ésta, es mejor denunciar en Carabineros o hacer justicia ciudadana. La verdad es que mientras no exista la Ley de Acoso Callejero, la mayoría cree que lo segundo es más efectivo. Y, a pesar de que no estoy de acuerdo con la violencia, agradezco desde el fondo de mi corazón el apañe de esos jóvenes anónimos que nos defendieron de un abusador, que hoy camina libremente, quizás hasta tomando otra micro, pero que al menos pensará dos veces antes de volver a abusar. #NIUNAMENOS

Noticias Relacionadas
En portada
Más Destacadas

Plan Individual

Anual:
$90.000
Semestral:
$40.000
Trimestral:
$20.000
Mensual:
$10.000

Plan Empresa

Anual:
$700.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 1.200.000)

Semestral:
$400.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 600.000)

Trimestral:
$200.000

hasta 10 usuarios
(valor normal 300.000)

Mensual:
$80.000

Hasta 10 usuarios
(valor normal 100.000)